App

http://www.androidcreator.com/app219777

martes, 6 de noviembre de 2007

El Ser humano, el Universo y Dios

La vida tal como conocemos, de los animales irracionales resulta sin dudas de la evolución, que se pierde en la línea del tiempo indeterminadamente; sin embargo el ser racional representado en nuestro planeta por el ser humano, no es más que la evolución neuronal de sí mismo tal cual es hoy.
En el Universo hay cuanto menos un un foco de máxima energía, que liberada ha creado la materia tal como existe en todo el espacio circundante e infinito para nosotros expectadores del entorno; ese foco de energía tendría que ser el inicio del universo y al mismo tiempo un límite entre el inicio y lo que es hoy y lo que será al final; o lo que es lo mismo, el inicio del tiempo que envuelve y transporta a la materia.
La materialización de la energía es la materia, porque sin dudas la materia es energía en estado latente.
Es absolutamente inconcebible que la energía contenida en la materia desaparezca o se queme en su totalidad, pero si alguna vez en el tiempo pudiera ocurrir que todos los atomos, hasta el último se detengan en sus componentes, todo se detendría, hasta el tiempo, porque: qué sentido tendría el tiempo sin ningun movimiento, sin ninguna oscilación magnética, porque en tal estado de la materia desboronada en si mismano tendría ninguna pulsación, ninguna latencia: el final es la quietud, la falta total de energía y la detención por consiguiente del tiempo; entonces si fuera cierto, como lo es de hecho, que la energía se transforma en materia, en ondas electromagnéticas, en ondas de radio, en luz, etc., ese estado de transformación de la energía, tendría que ser el nuevo comienzo de todo, el inicio de un nuevo ciclo en el universo tal como existe hoy; es decir ocurriría lo que sostienen los científicos (Stephen Hawking y otros), un nuevo big bang, tal como ocurrió hace aproximadamente 15 millones de años; entretanto el universo vive, tiene energía potencial en la materia y energía ya liberada como la luz en su más diversas gamas y frecuencias, como ondas electromagneticas, de radio , etc., cuanto menos en nuestro entorno y posiblemente en las lejanas constelaciones, galaxias, estrellas, agujeros negros, que nos muestran su luz o su oscuridad, que han viajado el espacio por miles o millones de años (año luz), aunque ya no existan realmente, pero de lo cual irremediablemente no logre enterarse el Ser Humano en su tránsito temporal y finito por el universo; el ser humano tiene una limitada duración en el sistema solar, es decir irremediable y fatalmente desaparecerá, y si embargo Dios seguirá existiendo en algún lugar, si es que el mismo universo como sistema total, no fuera sólo una parte de aquello que llamamos DIOS, esto es el universo como un entorno de Dios o Dios como entorno del universo.